Slider Finlandia 1
Slider Finlandia 2
Slider Finlandia 3

Finlandia

Huskies y auroras boreales

¿Quieres ser un auténtico musher y llevar tu propio trineo a través de lagos helados y bosques nevados más allá del Círculo Polar Ártico?, ¿te gustaría dormir en cabañas de madera o en hoteles de hielo?, ¿te apetecería una sauna después de acompañar en moto a un rebaño de renos?, ¿o despertarte con los aullidos de los perros avisándote de que tienes sobre ti una aurora boreal?

Ir a Finlandia supone, ante todo, responder a la llamada de la naturaleza. A excepción de sus grandes ciudades, el país parece no haber sido agredido por la pisada del hombre. Te fascinarán sus paisajes algodonados salpicados de bosques de pinos gigantes y lagos helados, que podrás recorrer andando, con raquetas o en motonieve.

La famosa región de los lagos –hay más de mil- también invita a la más absoluta serenidad. Aquí, inmerso en el corazón de una naturaleza única, aprenderás a apreciar la simplicidad de salir a buscar focas de agua dulce, pasear en canoa o descubrir imponentes castillos.

Te sugerimos
  • La sauna, casi una institución nacional. Los más valientes pueden finalizar con el avantouinti, ese ritual que consiste en tirarse desnudo a un lago de agua helada
  • Apasionarte por Helsinki, acercarte hasta la isla-castillo de Savonlinna y a la ciudad de Jyväskylä, con soberbios edificios de Alvar Aalto
  • El espectáculo de una aurora boreal. Se pueden ver en unas 200 noches al año si no hay muchas nubes. Los mejores puestos de observación están en el Urho Kekkonen National Park y en la región de Ivalo
  • Inari, la perla de la Laponia finlandesa, con un precioso lago que permanece helado la mitad del año, sobre el que se puede patinar
  • Los parques nacionales de Urho Kekkonen, Pallas-Yllästunturi, Kevo y Oulanka, plagados de tesoros naturales
  • Rauma, una ciudad del siglo XV completamente construida en madera, el ejemplo perfecto de la arquitectura nórdica tradicional
  • El alucinante archipiélago de Aland, con cultura propia, infinitas posibilidades deportivas y hasta ruinas de conventos medievales

Te proveemos de todo el equipamiento. Sólo tienes que preocuparte de disfrutar del espectáculo

Aprenderás a llevar tu propio trineo (mushing) y a entablar relación con los huskies

Podrás descansar en alojamientos remotos muy genuinos, algunos de diseño rompedor

El glogi (vino tinto con especias) te ayudará a entrar en calor